En la actualidad, la mayoría de nosotros podría imaginarse sin dificultades qué es un perro guía. Esta estrategia de intervención apareció en España en 1963; gracias a un acuerdo con una escuela en Detroit, la cual cedió varios de ellos y gracias a la cual hoy día podemos seguir contando con esta peculiar herramienta.

Aunque en la actualidad pocas personas conocen la función de los perros de asistencia, a la cual pertenecen los perros guías.

Un perro de asistencia es aquel entrenado para ayudar y asistir a una persona con discapacidad. De forma genérica, puede considerarse perro de asistencia aquel que, habiendo sido adiestrado en centros especializados oficialmente reconocidos, haya concluido su adiestramiento y adquirido así las aptitudes necesarias para el acompañamiento, conducción y auxilio de personas con discapacidad.
De forma amplia y divulgativa podrían incluirse hasta seis categorías de perros de asistencia. La mayor parte de los mismos estarán entrenados para uno de ellos, aunque existen algunos con conocimientos combinados.
A través del proyecto Sonrisas Peludas se busca seguir ampliando horizontes en el mundo de la intervención canina, ya que el número de problemáticas sociales que se pueden abarcar desde la perspectiva de los perros guía es mucho mayor.
Recordemos que estos perros de ayuda social tienen, en primer lugar, capacidad de aprendizaje y de adaptación. En segundo, que reciben un entrenamiento específico, adecuado a él y a la tarea que ha de desempeñar.
Este entrenamiento tiene una duración de 8-10 meses, tras el cual son sometidos a un periodo de acoplamiento según la problemática de su futuro dueño completando así su formación en aproximadamente un año. Totalmente específico y adaptado a las necesidades de su acompañante.

Como objetivo general de este proyecto nos proponemos:
Ayudar a mejorar la calidad de vida de las personas con diversidad funcional.

Éste a su vez, se dividiría en:

  • Ayudar a personas con diversidad funcional a superarse a sí mismas y a las barreras de su entorno.
  • Apoyar y dar cobertura social a cualquier persona que tenga una condición física-psicológica limitante en su vida.
  • Rescatar y darle utilidad social a animales abandonados.
  • Concienciar a la sociedad de la importancia que pueden llegar a tener la presencia de animales en los hogares con diversidad funcional.

Desde el Proyecto Sonrisas Peludas queremos conseguir:

  • Que La Canoterapia sea reconocida como una intervención en la que un perro forma parte integral del tratamiento.
  • La puesta en marcha de un programa de ayuda contra la soledad en las viviendas de la tercera edad, pudiendo introducir un perro de respuesta médica o de aviso-. Adiestrados para dar alerta médica a personas que padecen epilepsia, diabetes o cualquier enfermedad que pueda poner su vida en peligro.
  • Reducir las tasas de abandono de animales en las calles de nuestra comunidad autónoma.